Shabat Shalom | La luz del Zohar y la redención mesiánica

el zohar mashiaj ben yosef mashiaj ben david

El delicioso libro de Rabí Eliahu de Vidas denominado Reshit Jojmah, nos brinda una lúcida explicación sobre el tema de los dos mesías, el Mashiaj ben Iosef (משיח בן יוסף), “Mesías hijo de José” y el Mashiaj ben David (משיח בן דוד), “Mesías hijo de David.

Para el rabino de Vidas el primero correspondería al dominio de lo natural mientras que el segundo pertenecería al de lo sobrenatural. Veamos el texto:

“Es importante saber que existen dos clases de mesías, el mesías de Iosef y el mesías de David. El mesías de Iosef funciona a través de la naturaleza  y su era es natural, aunque espectacular. La era del descendiente de David es milagrosa, y como los profetas la describen, va más allá de la grandeza de la era del descendiente de Iosef ”.

Ver la entrada original 253 palabras más

De elecciones, gobierno y sana crítica

  • De elecciones, gobierno y sana crítica.

IMG_20191108_115319_133

Hoy en día estamos frente a un fenómeno que atenta directamente contra la soberanía y la sana convivencia de los pueblos: el Hurto de la Información. Es como la antípoda de los «fake news», pero mas dañino pues son los propios medios de información , «progres» muchos de ellos, quienes los perpetran.

Se omite adrede la información social, económica y políticamente relevante, por complacer o por compromiso, para encubrir o evitar la crítica colectiva.

Para una mejor comprensión de esta mecánica me remito al Sesgo Deliberado del Observador, en este caso, del Informador.

EL CENTRO DEL MUNDO

No es ningún secreto que cuando en los textos tradicionales se habla del “mundo” de “la creación del mundo”, en realidad

se está haciendo alusión al hombre, pero cuando hablan del centro del mundo, ¿a qué se están refiriendo?

Podemos leer en Ezequiel (V-5):

זאת ירושלם בתוך הגוים שמתיה

“Ésta es Jerusalén, la coloqué en medio de las naciones”.

Al parecer este versículo es el responsable de que en el año 1455 el geógrafo italiano Giovanni Leardo dibujara un mapa del mundo y situara en el centro de éste a Jerusalén; unos 150 años después aparecería el mapa que encabeza estas reflexiones. El centro del mundo es Jerusalén, Ierushalaim (ירושלים), pero quizá no se trate de la Jerusalén situable en nuestros mapas, incluso en los más antiguos.

Que Jerusalén es un lugar sagrado no cabe la menor duda. La guematria de Makom Kaddosh (מקום קדוש), “lugar sagrado”, es 596, la…

Ver la entrada original 180 palabras más